7 agosto, 2022

EL Chisme

Chisme es un tema que toda mujer conoce, cualquiera que pertenezca a una sociedad sabe que existe, y aunque nos de vergüenza reconocerla, todos hemos recurrido al chisme como medio de comunicación, a veces no nos damos cuenta que estamos siendo participes y en ocasiones somos “victimas”.

Aunque es una actividad que inevitablemente practiquemos en nuestro circulo social o trabajo, hay que saber hacerlo, no, aquí no te voy a dar consejos de como hacerlo sin que tu jefe o la persona involucrada se dé cuenta, aquí solo te voy a chismear de que hay que tener ciertas precauciones para hacerlo.

Hay que tener cuidado en la forma en que se da, porque en estos gloriosos tiempos, lo podemos considerar como “Bullying” o como un medio de comunicación no oficial, porque si de algo estamos claros es que gracias al chismorreo es que se dan noticias adelantadas en tiempo real.

Si nos vamos al pasado el chisme tenía una función que aún no se vence con el paso del tiempo, un individuo se encargaba de contar historias que pasaban dentro de una familia (por decirse una familia noble) esto con el fin de mantener a los oyentes entretenidos o también para causar incertidumbre y crear especulaciones que generalmente terminaba en más chisme.

No lo veamos tan mal, y es que está en nuestros genes la acción de “chismorrear”, es que gracias a eso es que nuestros antepasados pudieron anticiparse a la información que les llegaba en forma de chisme, se podría decir que el chisme influenció ciertos eventos.  Por ejemplo, tenemos el casamiento de Anna Bolena con el rey Enrique VIII, quien se aprovechó del chisme de que la esposa de turno del rey no podía tener hijos, y aprovechó los chismes de pasillo para crear un plan y ser la siguiente reina de Inglaterra.

El acto de Chismear alcanza una función didáctica, pues conocer eventos de la vida de otras personas, nos da la guía sobre el tipo de entorno en el que nos desarrollamos para así adecuarnos a la situación, ya sea laboral o social, pero no debemos confundir; el chisme solo es de verdadero provecho si la utilidad de la información que se comparte es para prevenir o ayudar un semejante y no para destruir, denigrar o desmoralizar.

Bien existen personas que usan el chisme para intereses egoístas y beneficiarse serruchándole el piso a otros, esto solo puede derivar en una relación negativa que provoca prejuicios sociales en su entorno, y por ende crea sentimientos de rabia, odio, resentimiento y frustración.

Hay que saber decidir que función le das al chisme, ya que sirven para abonar el terreno de la ansiedad y el miedo colectivo. Es el vehículo favorito del bullying y es una forma de comunicación que, al carecer de reglas, se desenvuelve en formas poco sanas y alejadas de las prácticas éticas, contribuyendo a la generación de conflictos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.