5 diciembre, 2022

¿MEA CULPA?

Desde los tiempos de mi tataratataratatara abuela se ha venido enseñando que las mujeres cargan con toda la responsabilidad a la hora del cuido y crianza de la familia, así lo dice la biblia y así lo impone la sociedad y la moral, y ahora en nuestros tiempos las mujeres por ley tienen que venir en el código genético la sumisión, pues no, debemos entender que los tiempos cambian y que no se puede estar sometidas (sin nuestro consentimiento) a nadie.

Y es que desde los tiempos de Matusalén la religión nos ha invadido de pensamientos sobre el infierno, el lago de fuego y los mil demonios que van atormentar nuestra alma si cometemos algún pecado, y que poco les vale más de alguna situación desventurada que pueda pasar una mujer o una niña.

¿Qué quiero decir con esto?, que, para mi abuela, mi mamá, mis tías o toda mujer mayor, el que se practique una interrupción de un embarazo es una aberración del infierno y que cualquier fémina que lo haga es alguna concubina del mismo satán.

La religión si bien es un camino de Fe, también es un camino de seguridad para los creyentes, todos necesitamos creen en algo para tener ese sentido de pertenencia, y por un lado está bien, lo que no está bien es que el mismo ente que nos da esa seguridad sea el mismo que te tire al fuego por una situación que no se puede controlar.

La religión y la interrupción del embarazo

Si nos ponemos a leer un poco cualquier portal católico no vamos a pasar ni dos párrafos cuando nos vamos a encontrar que finalizar un embarazo antes de tiempo es pecado y que se castiga con ex comunión e infierno seguro, solo culpando a la mujer y no al causante de alguna violación o por alguna enfermedad.

¿Entonces que consuelo pueden tener todas aquellas mujeres creyentes que han pasado por algún momento difícil? Porque por cientos de años se ha venido inyectando en la “conciencia moral”, que la víctima lo buscó y ahora no quiere las consecuencias de sus actos o que la enfermedad brotó porque Dios así lo quiso.

“En caso de alguna violación la religión *procura el bienestar de la madre y del niño, que nunca están en conflictos, ni siquiera en casos de asaltos sexuales. Tanto la madre como el niño son ayudados a preservar la vida, al no perpetuar la violencia”. https://www.aciprensa.com

En el caso de que la madre corra gravemente algún riesgo, la religión opina que no se trata de que el medico escoja entre salvas al “bebé” no nacido o a su madre, se trata de salvar las dos vidas, obviando el dolor o peligro que pueda causar el procedimiento y la probabilidad de perder a ambos. Entonces según la teología moral bajo ningún caso se puede decidir si continuar o no, y aunque el estigma social es poderoso hay que entender fuera o dentro de la religión el hecho de practicarlo por alguna necesidad no te hace una mala persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.